top of page

EL NACER A LA FILANTROPÍA: EL COMPROMISO DE SERVIR CON CARIDAD, CALIDAD Y CALIDEZ

Por Daniela Mazariegos



Guatemala, un país de paisajes deslumbrantes y una rica herencia cultural, también enfrenta profundas desigualdades y desafíos en la búsqueda de salud y cuidado para sus ciudadanos más vulnerables. La pobreza y la salud precaria son realidades que afectan a muchas familias guatemaltecas, y entender estas luchas es esencial para explorar las alternativas que buscan cambiar esta situación.

El Rostro de la Pobreza

La pobreza en Guatemala no es solo una estadística fría; tiene un rostro humano. Miles de personas enfrentan diariamente la lucha por satisfacer necesidades básicas, como la alimentación y el refugio. Esta lucha se convierte en una barrera para acceder a una atención médica adecuada. La distancia entre la pobreza y la salud es una brecha que amenaza la vida y el bienestar de quienes luchan por sobrevivir.

Salud Precaria: Un Desafío Cotidiano

La falta de acceso a servicios de salud de calidad es otro desafío que afecta a los guatemaltecos más vulnerables. Las instalaciones de salud pueden ser escasas o inaccesibles, y la atención médica se vuelve un lujo al que pocos pueden acceder. Esta precariedad en la atención de salud deja a las personas sin el apoyo que necesitan para enfrentar enfermedades y condiciones médicas, perpetuando el ciclo de la vulnerabilidad.

Alternativas que Iluminan el Camino

Las Obras Sociales del Santo Hermano Pedro se han convertido en faros de esperanza para aquellos que luchan contra la pobreza y la falta de atención médica adecuada. Su compromiso a través del programa de salud, están llevando la atención médica a los 22 departamentos de Guatemala. Estas iniciativas están demostrando que, incluso en las condiciones más desafiantes, es posible brindar atención de calidad a quienes más la necesitan. Más de 300 niños recuperados

de desnutrición aguda, más de 200,000 pacientes atendidos, más de 6,000 cirugías realizas, más de 400 residentes permanentes con cuidados 24/7, son parte de los logros que han convertido a las Obras Sociales, en la obra social de mayor impacto en el país.

Resultados Tangibles y Vidas Transformadas

La Asociación Amigos Pro Obras Sociales se fundó en 2011 con el compromiso de respaldar y promover la sostenibilidad y el crecimiento de las Obras Sociales del Santo Hermano Pedro, la obra social de mayor impacto en salud y cuidados del país.  La visión de fortalecer los programas, infraestructura, equipamiento y desarrollo organizacional de las Obras para poder brindar atenciones de calidad a las personas más desfavorecidas de Guatemala. Trabajando de la mano con la Orden Franciscana, benefactores, organizaciones, empresas, gobierno y voluntarios que de manera solidaria cooperan para fortalecer y expandir y mejorar la calidad de vida de los más vulnerables.

Desde la construcción de infraestructura para albergar residentes de todas las edades con afecciones crónico-degenerativas, equipamiento y construcción de espacios para brindar atención médica de última generación, hasta el suministro de artículos vitales y la distribución de donativos en especie y dinerarios, cada esfuerzo se traduce en una mejora palpable en la vida de las personas que atienden las Obras Sociales del Santo Hermano Pedro. Pero más allá de los números y las cifras, lo que realmente importa es el impacto humano, detrás de cada proyecto hay historias de vidas en las que ha dejado una huella imborrable, de familias que han encontrado un rayo de esperanza en medio de la adversidad, y este logro es compartidos con los cientos de guatemaltecos comprometidos a servir a su país y querer sumar su grano de arena por construir un mejor futuro. Cada acto de filantropía y cada gesto de responsabilidad social son pasos hacia la construcción de una Guatemala mejor, una Guatemala en el que la solidaridad y la compasión son los motores del cambio.

1 visualización0 comentarios
bottom of page