fecha: 
Miércoles, Septiembre 19, 2018

El 19 de septiembre del presente año se entregó el proyecto Remozamiento de Fachadas apegado a las especificaciones del Consejo Nacional para la Protección de la Antigua Guatemala cuidando la oportunidad de recuperar y conservar las espectaculares fachadas, así como también la riqueza ornamental e histórica que el edificio de Obras Sociales del Santo Hermano Pedro posee.

El monumento, en especial las fachadas, que desde hace 300 años se encuentran expuestos a un deterioro constante provocado por el clima, terremotos, el paso del tiempo y en alguna medida, por la falta de mantenimiento especializado y constante. Es así que a la fecha, los deterioros se han incrementado por otros agentes tales como el tráfico pesado que circula diariamente sobre la fachada sur, o el reciente aumento de la población de palomas (reconocidas ampliamente como plagas urbanas por el efecto perjudicial que sus excrementos ocasionan en las estructuras antiguas), entre otros. Le han generado daños, sinembargo desde hace 5 meses inició el proceso de restauración de fachadas, bajo la supervisión de la Arq. Dunia Valenzuela y la ejecución a cargo del director de obra Hilario Méndez. 

En la inauguración se hizo un repaso de todo el proceso de restauración desde la década de 1,980 a la fecha, donde estuvieron presentes representantes de Pinturas Paleta, Amigos Pro Obras Sociales, Arq. Leonel López y demás benefactores, así como antigüeños distinguidos. 

Norman Muñoz, conservador de la ciudad, explicó que este es uno de los pasos para la recuperación de todo el conjunto, ya que en el interior del inmueble también es necesario realizar diversos trabajos. Todo esto se pudo lograr gracias al patrocinio de: La asociación italiana Assoc. Opere Sociali Sto. Hno. Pedro, Rho. La Paleta, Ferretería España, FFACSA, Ferretería El Tigre y Ferretería Acuario.

Haciendo énfasis que el propósito original del edificio fue funcionar como un hospital para clérigos, luego funcionó como hospital departamental, y en años recientes, continuando con este propósito hospitalario al servir como sede central de la labor humanitaria de las Obras Sociales, el edificio fue dado en usufructo a los frailes Franciscanos desde hace 37 años, prestando diferentes tipos de servicios en salud a más de 350,000 personas al año.

Este conjunto monumental restaurado ofrece la oportunidad de conservar el patrimonio histórico de nuestros antepasados, que con orgullo debemos proteger, para las generaciones futuras.

Derechos reservados Amigos por Obras| 2018 | Powered by solucionweb.com